Acercar para agrandar

Yogi tea Buenos sueños rooibos de vainilla

YOGI TEA
Disponible
€3,80
Antes de poder dormir, necesitamos tranquilizar nuestra mente y apagar las luces del  Así, la mente, que ha estado a tope durante el día, descansará. El rooibos dulce...
€3,80

Antes de poder dormir, necesitamos tranquilizar nuestra mente y apagar las luces del 

Así, la mente, que ha estado a tope durante el día, descansará. El rooibos dulce y la camomila te envuelven cariñosamente en sus brazos y te dejan listo para dormir. La dulce cáscara de cacao y la vainilla te cantan una nana mientras que reconfortantes especias como el clavo, el jengibre y la pimienta negra te arropan. 

Ingredientes:

rooibos*, manzanilla*, cáscara de cacao*, regaliz*, extracto de vainilla*, canela*, cardamomo*, extracto de melisa*, nuez moscada*, pétalos de rosa*, jengibre*, clavos*, pimienta negra

Rooibos:

Hasta la actualidad, el rooibos, traducido como arbusto rojo, de la familia de las leguminosas, se cultiva exclusivamente en la región sudafricana de Cederberg. Estas plantas, que alcanzan los dos metros de altura, se cosechan solo una vez al año. El té rooibos procede de las hojas, tiene un suave sabor frutal y ligeramente dulce y es la bebida nacional de Sudáfrica.

Manzanilla:

La manzanilla fue denominada como la «hierba más utilizada de la medicina» ya a finales del siglo XVI por el célebre médico y botánico Hieronymus Bock. Gracias a sus numerosas propiedades beneficiosas, en el año 1987 fue distinguida como la primera «planta oficinal del año», y en 2002 recibió la distinción de «planta medicinal del año».

Cáscara de cacao:

La cáscara de la semilla del cacao posee un aroma suave y dulce similar al de la semilla en sí, aunque contiene muchas menos calorías.

Vainilla:

La «reina de las especias» figura entre los aromas más populares del mundo. Pertenece a la familia de las orquidáceas y es autóctona de México. Su delicado sabor y complejo procesamiento convierten a la vainilla en una especia y planta medicinal especialmente apreciada.

Regaliz:

El palo dulce, también conocido como regaliz, es conocido desde la antigüedad como planta medicinal y constituye una de las 50 hierbas básicas de la medicina tradicional china (MTC). Es unas 50 veces más dulce que el azúcar y tiene un sabor suavemente dulce y entre ácido y amargo. Gracias a sus apreciados nutrientes, el regaliz fue elegido como planta oficinal del año en 2012.

Canela:

La canela es una de las especias más caras del mundo y debe de haberse utilizado ya en China 3.000 años a. C. como especia y planta medicinal.

La canela se obtiene de la corteza del árbol de la canela del sur de Asia, tiene un aromático sabor dulce y contiene numerosos taninos y beneficiosos aceites esenciales.

Cardamomo:

El cardamomo es, desde hace miles de años, una de las especias más populares en todo el mundo asiático y árabe. Su delicado aroma entre picante y dulce propicia la aplicación del cardamomo en numerosos platos, desde curry picante hasta dulces navideños especiados. Gracias a sus aceites esenciales y otros nutrientes importantes, el cardamomo es además una de las plantas medicinales más antiguas del mundo.

Melisa:

Nombrada planta oficinal del año 1988, en la Edad Media era obligatorio cultivarla en los jardines de todos los monasterios. La melisa contiene, además de aceites esenciales, numerosos taninos, flavonoides y sales minerales que la convierten en una importante planta medicinal. Sus hojas tienen un fresco sabor especiado y cítrico.

Nuez moscada:

La nuez moscada es el grano de la semilla del fruto del moscatero. Posee un aroma ligeramente amargo y un poco picante y se utiliza como especia desde hace muchos siglos. También desempeña una función importante como planta medicinal: en la Edad Media se consideraba una de las plantas medicinales más apreciadas y, en ocasiones, incluso había que pagarla con oro. La nuez moscada figura hasta hoy día entre las especias importantes de la antigua medicina india del Ayurveda.

Pétalos de rosa:

Los pétalos de rosa desprenden un perfume tan magnífico como su aspecto. Pero esta majestuosa planta también es apreciada como planta medicinal desde hace miles de años: en el siglo XVII, una de cada tres medicinas incluía rosas. Los pétalos de rosa tienen un delicado perfume aromático y contienen, además de aceites esenciales, beneficiosos taninos.

Jengibre:

El jengibre se utiliza en el Lejano Oriente desde hace más de 3.000 años como especia y planta medicinal. Tiene un sabor entre picante y afrutado y contiene, además de distintas vitaminas, aceites esenciales y apreciados minerales.

Clavos:

Los clavos son los botones del árbol del clavo y en nuestra latitud se conocen sobre todo como una especia en platos como el pan de especias o la col roja. Pertenecen a las mirtáceas y poseen un intenso aroma especiado, gracias al cual en la antigua China y en Egipto se pagaban incluso con oro.

Pimienta negra:

La pimienta negra, conocida también como la «reina de las especias», es actualmente, junto con la sal, la especia más importante del mundo. Procede originariamente de la costa de Malabar en la India y tiene un intenso sabor especiado y a la vez con distintos grados de picante. La antigua medicina del Ayurveda recomienda la pimienta negra no solo como condimento, sino también, debido a sus apreciadas sustancias, como planta medicinal.

Tiene dudas pregunta a nuestra Farmacéutica
Yogi tea Buenos sueños rooibos de vainilla
Se ha registrado correctamente